CLUB REPUBLICANO TERCERA REPÚBLICA ESPAÑOLA

 

LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA Y LAS CORTES DE CÁDIZ

Templo Leyes

(El Templo de las Leyes)

 

 

REVOLUCION ESPAÑOLA Y CONSTITUCIÓN DE CADIZ (1808-1814)

 

La afloración de tendencias republicanas organizadas surgió en España durante la experiencia revolucionaria producida en nuestro país con ocasión de la resistencia nacional a invasión napoleónica (1808-1814). Las Cortes Extraordinarias de Cádiz de 1810-1812, convocadas en tan dramática situación nacional y presididas por el catalán Lázaro Dou Bassols, plantearon casi todos los asuntos que constituyen el núcleo central de la democracia moderna. La Constitución de 1812, denominada popularmente “ La Pepa ”, por haber sido aprobada el día de San José (19 de marzo de 1812), fue la obra principal de las Cortes. Inspirada por Jovellanos, fue redactada por Agustín Argüelles (1755-1844).

En su texto se estableció la libertad y la igualdad ciudadanas, sobre la base de la soberanía nacional, así como la abolición del régimen feudal de los señoríos y las vinculaciones de la propiedad, y se instauró la división de poderes del Estado según el modelo de Montesquieu, la modificación radical del caduco sistema judicial y administrativo español del antiguo régimen, la igualdad de derechos entre los españoles de la metrópoli y de las colonias, la libertad de imprenta, la supresión de la Inquisición y del tormento, y la implantación de las elecciones para la formación de los poderes municipales y generales de la nación.

La Constitución Española de 1812, a diferencia de lo sucedido en la constituciones americanas y francesas precedentes, no partió de una invocación a los derechos del hombre, sino que invocó a la Nación Española. Esto, a juicio de Mario Onaindía (1948-2003), denota la fuerza del pensamiento republicano entre los ilustrados españoles y entre los constituyentes de Cádiz. La ciceroniana de que “todos hemos de ser siervos de la ley para poder ser libres”, hizo que los hombres de 1812, de acuerdo con la más genuina tradición republicana, colocasen a la Nación en el centro de la Constitución.

Si los españoles tenían derechos, ello era debido a que eran ciudadanos de una democracia cívica. La invocación a la Nación significaba así, poner a la condición ciudadana, representada por la Nación , como eje central de Constitución. Por ello, la Constitución habla de los españoles en cuanto que ciudadanos iguales y, cuando define sus derechos y sus obligaciones, lo hace desde esa óptica de ciudadanía. Por eso la Constitución de Cádiz tampoco definió la forma de gobierno de la Nación , estableciendo el gobierno de la Nación por las Leyes, con independencia del monarca.

El texto constitucional de 1812 era muy difícil que fuese asumido por un rey, y menos por uno como Fernando VII, que aspiraba a restablecer los poderes absolutos que habían disfrutado sus antecesores en el trono. Con el regreso del absolutismo a España en 1814, el incipiente republicanismo, como todo el liberalismo, hubo de pasar a la clandestinidad y al exilio, sufriendo múltiples persecuciones y represiones.

 

___

(La Jura de la Constitución de Cádiz, en 1812)

 

subir/volver

Tribuna
Historia
Textos
Contactar
Enlaces
Convocatorias
El kiosko
Blog D.R.
Panteón
Servicios
Comunicados

volver a página inicial