CLUB REPUBLICANO TERCERA REPÚBLICA ESPAÑOLA

 

Aquellas Cortes de Cádiz...

(Proclamación de la Constitución de Cádiz, en 1812)

 

MANIFIESTO FUNDACIONAL DEL CLUB REPUBLICANO

Presentado el 28 de febrero de 2006

en el Ateneo de Madrid

 

EN EL LXXV ANIVERSARIO DE LA II ª REPÚBLICA ESPAÑOLA

Los integrantes del Club Republicano, conscientes de la impotencia de la Monarquía Parlamentaria para integrar los nacionalismos periféricos, y de la futilidad de la Constitución de la Unión Europea ante los Estados de Partidos derivados de la anacrónica Guerra Fría; preocupados por la ausencia de veracidad, lealtad y solidaridad en los valores sociales, y por el imperio, en el discurso público, de las eufemias propagandistas de minorías que amenazan con destruir los tenues derechos y libertades de que disfrutamos; convencidos de que la libertad política de los gobernados para elegir directamente a sus gobernantes y a sus representantes, en elecciones separadas, es el único instrumento legítimo para la transformación democrática del sistema político,

DECLARAMOS nuestra intención de promover, desde la sociedad civil, la democracia en la forma de gobierno, a fin de superar las actuales oligarquías estatales mediante la efectiva separación de poderes en el Estado; la sustitución por un sistema electoral mayoritario del actual sistema proporcional de listas de partido; el predominio de la libertad de pensamiento sobre el consenso; la libertad de acción política frente al monopolio de los partidos y sindicatos subvencionados por el Estado; la descentralización municipal ante el centralismo de las Autonomías, la diversidad de las fuentes de opinión frente al oligopolio del poder mediático y educativo; los valores estéticos del arte versus los puramente mercantiles; y en fin, la inteligencia crítica de los individuos contra el dogmatismo de los “ismos”.

APELAMOS a la contribución, comprensión y empatía de todos los desengañados del actual sistema político; de quienes tienen ideales en medio de una sociedad tipificada por el afán de dinero y fama; de los creadores de ideas, arte o riqueza, de los investigadores, de los profesores indefensos en el sistema educativo, de los estudiantes y aprendices de oficios, de los empresarios independientes de las oligarquías, de los periodistas censurados en su propia empresa, de los editores independientes del oligopolio editorial, de los grupos políticos no violentos sin voz en las instituciones, de las Fundaciones culturales; y, en general, de todos aquellos ciudadanos que, sin resignarse a soportar los abusos, la corrupción y el privilegio, sienten la necesidad de mejorar la calidad moral y cultural de la sociedad de bienestar.

Y LES INSTAMOS a que se agrupen o asocien para abordar la sustitución pacífica de este Estado de Partidos, por una República Constitucional, es decir, por una auténtica democracia formal, mediante la apertura de un período constituyente donde la libertad política de los ciudadanos constituya los poderes separados del Estado.

Madrid, 28 de marzo de 2006 .

 

subir

Textos

volver a página inicial